Joyas del Báltico "Todo Incluido" - 8 días - Hasta 20% Dto al Acompañante. Salidas desde: Madrid, Barcelona

Desde

1.290 €

Precio por persona, tasas Incluidas
Encontrado para
2 jul 2017 7 noches
desde Barcelona

Reservar

  • Incluye
  • Vuelos ida y vuelta.
  • 8 días.
  • Traslados y visitas.
  • 2 noches en Vilnius, 2 noches en Riga y 3 noches en Tallin
  • Estancia en hoteles de categoría indicada y régimen según programa (7 desayunos en el hotel, 6 almuerzos y 6 cenas)
  • Visitas indicadas en el itinerario.

Si necesitas ayuda

Llámanos al 902 123 383

Indicanos el código de oferta: 26355

De lunes a viernes:
De 09:00h a 20:00h
Sábados:
De 09:00h. a 14:00h
Paga en dos veces
para reservas viajando a partir de: 18/07/2017
ITINERARIO:

DÍA 1: ESPAÑA - VILNIUS
Embarque y salida según plan de vuelos. Llegada, traslado al hotel y alojamiento.

DÍA 2: VILNIUS
Desayuno en el hotel. Visita panorámica de Vilnius. Vilnius es una auténtica joya barroca en un tesoro de diferentes estilos arquitectónicos. La ciudad antigua de Vilnius es una de las mayores de Europa, con más de 1500 edificios históricos. Sus fachadas pastel, elegantes iglesias y callecitas empedradas crean un ambiente único, romántico.
Nos dirigiremos en autocar a la iglesia de San Pedro y San Pablo y, posteriormente, a la Avenida Gediminas, que posee numerosos edificios Art Nouveau y en cuyo extremo se sitúa la Catedral de Vilnius con su imponente estampa neoclásica. Formaba parte del antiguo Complejo del Castillo de Vilnius, que formaban asimismo el Castillo Superior, el Castillo Inferior, el Palacio Real y el Arsenal. El conjunto estaba dominado por la Torre Gediminas, que se eleva en lo más alto de la Colina del Castillo, dominando la Ciudad Antigua. En nuestro paseo por el magnífico centro histórico podremos admirar el Palacio Presidencial, residencia oficial del Presidente de Lituania. Frente a él se alza la Universidad, la más antigua de los países bálticos, que visitaremos. En su patio interior se sitúa la iglesia católica de San Juan. Veremos a continuación a la iglesia de San Miguel, en estilo renacentista; la iglesia de Santa Ana, cuyos exteriores son los más bellos de Vilnius, la iglesia de San Francisco de Asís y San Bernardino y la catedral ortodoxa de la Asunción. Al otro lado del rio Vilnia está el barrio de artistas de Uzupis. Tras apreciar una vista panorámica de Vilnius cerca del Bastión de Artillería, entraremos de nuevo en la antigua ciudad amurallada por la Puerta de la Aurora. Pasaremos por la iglesia ortodoxa del Espíritu Santo y por la iglesia de San Casimiro antes de llegar a la Plaza del Ayuntamiento de Vilnius, un magnífico ejemplo de arquitectura neoclásica del siglo XVIII. Muy cerca se encuentran la antigua judería, la Sinagoga Coral, la iglesia ortodoxa de San Nicolás, y la iglesia católica de San Nicolás, la más antigua de Lituania.
Visita de la iglesia de los Santos Pedro y Pablo. La iglesia de San Pedro y San Pablo es un auténtico tesoro barroco, frecuentemente calificada como “Perla del Barroco”. Su construcción comenzó en 1668 por orden de Kazimierz Pac, Gran Hetman de Lituania, para conmemorar la liberación de la ciudad de los invasores rusos. Él fue enterrado en la iglesia con la leyenda “Aquí yace un pecador” inscrita sobre su tumba, que fue posteriormente destruida por un rayo. La decoración única de su interior impresiona al visitante: está decorado con más de 2000 estatuas y relieves de personajes bíblicos y héroes históricos. Esta opulencia decorativa no la encontraremos en ninguna otra iglesia de Vilnius.
Visita de la Catedral de Vilnius. En este lugar se construyó una primera iglesia cristiana en 1251, en el emplazamiento de un antiguo templo pagano, para conmemorar el bautizo de Mindaugas, rey de Lituania. La iglesia fue dañada y reconstruida en numerosas ocasiones a lo largo de los siglos en diferentes estilos, como gótico, renacimiento o barroco, de los cuales podemos aun encontrar huellas en el edificio actual. La fachada neoclásica fue construida a finales del siglo XVIII por el arquitecto lituano Laurynas Gucevičius. El interior de la catedral presenta varios frescos, pinturas, esculturas y lápidas funerarias de gran valor. La cripta acoge un fresco de la Crucifixión, de finales del siglo XIV, la pintura mural más antigua de Lituania. La capilla de San Casimiro esta profusamente decorada con frescos, motivos en estuco y esculturas, constituyendo uno de los ejemplos más valiosos del barroco lituano en su madurez. Un sarcófago de plata del siglo XVIII contiene los restos de San Casimiro, Gran Duque y santo patrón de Lituania. El campanario, separado del cuerpo principal de la catedral, y uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad, se construyó en el siglo XV en el emplazamiento de una antigua torre defensiva del Castillo Inferior de Vilnius.
Visita de la Universidad fundada en 1568 por jesuitas polacos a iniciativa del rey Esteban I Báthory, fue uno de los más importantes centros culturales en el Báltico. Admiraremos sus históricas aulas y los bellos frescos que decoran sus bóvedas. El conjunto de los edificios que componen la Universidad ocupa un barrio completo, la cuarta parte de la ciudad antigua. Están agrupados en torno a 12 patios interiores y plazas, y su construcción se ha extendido a lo largo de 4 siglos, aunque predomina el estilo barroco. En el patio principal se encuentra la Iglesia de San Juan (Sv. Jono), construida en 1387, inicialmente en estilo gótico, aunque posteriormente, en el siglo XVIII fue reconstruida en estilo barroco lituano. Su torre, de 69 m de altura, es el edificio más alto del centro histórico de Vilnius.
Visita de la iglesia católica de San Juan. La iglesia está situada en el interior del territorio de la Universidad. Fue construida en estilo gótico a finales del siglo XIV, en el antiguo emplazamiento de una iglesia de madera. En el siglo XVI fue transferida a los jesuitas, que la reconstruyeron en estilo Renacimiento, dándole en buena parte su aspecto exterior actual. En el siglo XVIII, tras un incendio, su fachada fue reconstruida de nuevo, esta vez en estilo barroco. La torre del campanario domina la Antigua Vilnius desde lo alto de sus 69 metros, y es uno de los edificios más elevados del casco histórico. Durante la ocupación soviética la iglesia fue transformada en el taller de tipografía de la Universidad. Tras la independencia de Lituania recuperó sus funciones religiosas y hoy en día funciona como la iglesia de la Universidad. Está dedicada al mismo tiempo a San Juan Bautista y San Juan Evangelista.
Visita de la “República de Uzupis”. El barrio de Uzupis está situado cerca de la ciudad histórica de Vilnius, del que está separado por el río Vilnia. Su nombre significa “al otro lado del río”. Fue declarado “República Independiente” por sus habitantes, la mayoría de los cuales son artistas y sus familias, que han dotado a esta nueva república de bandera – que cambia de color cada temporada- himno, pasaporte, constitución, y han declarado el 1 de abril Día de la Independencia!. Cuentan también con un Presidente y un Consejo de Ministros. La población del barrio estaba esencialmente constituida de judíos hasta la Segunda Guerra Mundial. Sus casas quedaron abandonadas y después, durante la ocupación soviética, se instalaron en ellas numerosos mendigos, marginales y personajes del hampa. Tras la independencia de Lituania, los artistas se desplazaron al lugar, rehabilitaron las casas en ruinas y dieron un nuevo impulso al barrio, que ha sido hermanado con Montmartre. Hoy en día sus calles están pobladas de galerías de arte, cafés y tiendas. El artículo más importante de la constitución de Uzupis declara el “Derecho a ser feliz” y su lema es “No os peleéis, no ganéis, no os rindáis”.
Salida hacia Trakai. Almuerzo. Visita panorámica de Trakai. En el pueblo, además de las encantadoras casitas de madera tradicionales esparcidas en este bello paisaje, podremos apreciar algunos edificios de importancia histórica: los caraítas, judíos de Crimea que rechazan el talmud y hablan una lengua túrquica, se establecieron en Trakai a finales del siglo XIV. Veremos las casas caraítas así como la Kenesa (Knesset), el centro de culto caraíta, cuya construcción comenzó en el siglo XIV. La iglesia ortodoxa de la Natividad y la antigua casa del correo imperial ruso fueron construidas en el siglo XIX y reflejan el periodo en el que Lituania perteneció al imperio ruso. La mansión Usutrakis fue edificada a finales del siglo XIX por el conde Tyszkiewicz. Veremos también templos católicos romanos, religión mayoritaria de los lituanos, como la capilla-columna de San Juan Nepomuceno (siglo XVII), el antiguo monasterio dominico (siglo XVIII) y la iglesia de la Visitación de la Bienaventurada Virgen María (siglo XV). Finalmente admiraremos los dos castillos de Trakai: el Castillo de la Península de Trakai (siglo XIV), mayoritariamente en ruinas, y el majestuoso Castillo de la Isla de Trakai, edificado en el siglo XIV en una isla, hoy una imagen icónica de Lituania.
Visita del Castillo de la Isla de Trakai. Tras un corto traslado desde Vilnius, descubriremos esta región de una increíble belleza natural. Llegaremos al Castillo de la Isla de Trakai a través de un puente de madera sobre las aguas del lago. La construcción del castillo comenzó en el siglo XIV como una ampliación del vecino Castillo de la Península. Su imponente Torre del Homenaje, su Sala Ducal y sus altos muros y torres defensivas son sus elementos más interesantes.
Vista exterior de las ruinas del Castillo de la Península de Trakai (Gran Castillo). Le Castillo de la Península fue construido en el siglo XIV como una fortaleza defensiva de los grandes duques de Lituania para protegerse de los Caballeros Teutónicos. En el siglo XV fue utilizado como residencia de los duques y posteriormente, en el siglo XVI, como prisión. Fue destruido durante la guerra ruso-polaca y no fue reconstruido. Podemos aun admirar alguna de sus imponentes torres.
Regreso a Vilnius. Cena en el hotel. Alojamiento.

DÍA 3: VILNIUS – KAUNAS – SIAULAI – RUNDALE – RIGA
Desayuno en el hotel. Salida hacia Kaunas. Visita panorámica de Kaunas. Durante la visita panorámica podremos admirar la Plaza de Gobierno y algunas de las bellísimas iglesias de la ciudad, como la iglesia neobizantina de San Miguel Arcángel y la iglesia de la Resurrección con sus magníficas vistas. Tras una breve parada en la Laisves Aleja (Avenida de la Libertad), principal calle de Kaunas, cerca de la iglesia gótica de Santa Gertrudis, nos dirigiremos al centro histórico. Allí se sitúan los principales tesoros arquitectónicos de Kaunas como la iglesia de Vytautas, una de las más antiguas de la ciudad; la Casa de Perkunas de estilo gótico, el edificio barroco del Ayuntamiento, el convento de San Jorge, la iglesia de San Francisco Javier y la Catedral de Kaunas, el mayor edificio gótico de Lituania. En sus cercanías se yergue el imponente Castillo de Kaunas, del siglo XIV, recientemente restaurado.
Salida hacia Siauliai. Almuerzo. Visita de la "Colina de las Cruces" en Siauliai. Situado a unos 12 km de la ciudad de Siauliai, en un paisaje natural de gran belleza, este lugar es un centro de peregrinación católica. Aquí los peregrinos acuden a depositar sus cruces y rosarios desde el siglo XIV, como signo de identidad religiosa y nacional, a pesar de la destrucción del lugar en numerosas ocasiones por los ocupantes extranjeros. Se estima el número de cruces actualmente en más de 100.000, desde minúsculos crucifijos a gigantescas cruces dedicadas a mártires o a héroes de la independencia nacional. El lugar fue visitado por el papa Juan Pablo II en 1993.
Salida hacia Rundale. Visita del Palacio de Rundale. Fue la residencia de verano del Duque de Curlandia-Semigalia, Ernst Johann Von Biron. Von Biron nació en una familia de sirvientes de la dinastía Kettler, los duques de Curlandia-Semigalia. Entro al servicio del embajador ruso Bestuzhev, uno de los hombres más influyentes del ducado, que era amante de la princesa rusa Anna Ivanovna. Joven y bien parecido, Von Biron pronto consiguió suplantar a su maestro Bestuzhev como amante de la princesa. Cuando esta se convirtió en Emperatriz de Rusia en 1730, premió a Von Biron con dádivas, tierras, títulos y grandes sumas de dinero. Von Biron la siguió a Rusia, se instaló en la corte y pronto se convirtió en el hombre más poderoso del imperio ruso. Cuando el último duque de Curlandia-Semigalia de la dinastía Kettler murió sin descendencia en 1737, la emperatriz obtuvo el nombramiento de su protegido y amante como nuevo duque. Von Biron regresó a su tierra natal y gobernó en un ambiente de lujo y opulencia. Al poco de llegar, encargó dos fastuosos palacios al más famoso arquitecto de San Petersburgo, el italiano Bartolomé Rastrelli: el Palacio de Jelgava como su residencia principal y el Palacio de Rundale como residencia de verano. Rastrelli edificó en Rundale un magnifico palacio en estilo barroco de inspiración italiana, con armoniosas proporciones, ricos ornamentos en estuco y bellos jardines de estilo francés. A la muerte del duque, el palacio cambió de propietario en múltiples ocasiones, entre los cuales estuvo la familia Shuvalov y posteriormente las autoridades soviéticas. Tras una larga restauración, el palacio hoy día es utilizado por las autoridades letonas para alojar a los más importantes visitantes del país y jefes de Estado extranjeros. Destacan el Salón Dorado, el Salón Blanco y la Gran Galería, así como los aposentos privados de los Duques, todo ello en un bello estilo rococó.
Salida hacia Riga. Alojamiento en el hotel. Cena en el hotel.

DÍA 4: RIGA
Desayuno en el hotel. Visita del Mercado Central de Riga. Es el mayor mercado de los Países Bálticos y uno de los mayores de Europa. Inaugurado en 1930, e inicialmente destinado a hangares para zeppelines, fue el mayor proyecto arquitectónico en la Letonia de entreguerras, imponente construcción de 5 grandes naves de estilo Art Nouveau en pleno centro de Riga. Aun hoy funciona como mercado, siendo el lugar donde tradicionalmente los habitantes de la capital se dirigen para adquirir los productos de consumo diario, y donde los granjeros de todo el país venden sus diferentes mercancías: verduras, frutas y frutas del bosque, charcutería, carne y pescados; quesos y diversos lácteos. Una excelente ocasión para descubrir aspectos de la vida cotidiana, así como los ricos productos locales.
Tour panorámico de Riga. El centro de Riga está decorado con una gran variedad de estilos arquitectónicos: Gótico, renacimiento, barroco, neoclásico, Art Nouveau, Jugendstil, Nacional Romanticismo... En la parte moderna del centro, los edificios Art Nouveau y sus fantásticos elementos decorativos son de una calidad extraordinaria. Los edificios de madera del siglo XIX que aún se conservan son igualmente únicos. A continuación realizaremos un paseo a pie por el centro histórico. Sus calles empedradas poseen un encantador ambiente medieval. Admiraremos los magníficos edificios de los ricos comerciantes hanseáticos. Comenzaremos nuestro recorrido frente al Castillo de Riga, actual sede de la Presidencia de la Republica y del Museo de Historia de Letonia. Continuaremos por los vestigios de la antigua muralla medieval, la Torre del Polvorín y la Puerta Sueca. Seguiremos por el antiguo Convento y Hospital del Espíritu Santo, y admiraremos algunas de las edificaciones civiles más antiguas de la ciudad, como la famosa Casa de las Tres Hermanas, la más antigua vivienda de Riga; la Casa de los “Cabezas Negras”, sede de la célebre hermandad de capitanes y comerciantes hanseáticos o los más recientes edificios del Pequeño y el Gran Gremio que eran los centros culturales de los artesanos y comerciantes de Riga, respectivamente. Visitaremos los edificios religiosos más importantes de la ciudad: la catedral católica de Santiago, la iglesia luterana de San Juan, la iglesia de San Pedro y el Domo o catedral luterana de Riga. Finalizaremos nuestro paseo en la antigua Plaza del Mercado, frente al edificio del Ayuntamiento.
Visita del Domo (Catedral luterana de Riga). Es la mayor iglesia de los Países Bálticos, una auténtica joya gótica construida en 1211 cerca del río Daugava. Posee igualmente elementos en otros estilos como románico, barroco o incluso Art Nouveau. Dedicada al culto protestante, sus austeros interiores impresionan por su solidez: algunos de sus muros miden más de 2 metros de espesor. Es célebre por su espectacular órgano, el mayor de Europa, construido en 1844 con cuatro teclados y más de 6.700 tubos.
Visita de la Iglesia de San Pedro. Bellísima construcción gótica edificada en el 1209. Tras el terrible incendio que tuvo lugar tras los bombardeos de la II Guerra Mundial, la Iglesia fue esmeradamente restaurada.
Almuerzo. Visita del barrio Art Nouveau de Riga. Con más de 750 ejemplos, se trata de la mayor colección de edificios Art Nouveau en el mundo, con sus características fachadas de líneas sinuosas y rica ornamentación. Su construcción se inició entre finales del siglo XIX y principios del XX, aunque los edificios más celebres son magníficos ejemplos del característico estilo “Jugendstil” de entreguerras. Hay dos principales tipos de arquitectura y decoración Art Nouveau característicos en Riga: el llamado Racionalista-perpendicular, con líneas verticales a lo largo de la fachada que unen varios pisos, y el Nacional-Romanticismo, que incorpora elementos tradicionales y emplea materiales naturales en la construcción. En 1997, la UNESCO ha declarado Patrimonio de la Humanidad a 475 hectáreas del centro histórico de Riga y de los barrios que lo rodean, en la margen derecha del río Daugava (Dvina), incluyendo la mayor parte del barrio Art Nouveau.
Visita de Júrmala. El más importante y tradicional lugar de veraneo de los Países Bálticos es famoso por sus riquezas naturales, la suavidad de su clima, y sus aguas minerales. Pero su atracción principal es sin duda la inmensa playa de arena fina que se extiende a lo largo de más de 33 km., bordeada por densos bosques de pinos, entre el mar Báltico y el río Lielupe. Admiraremos algunas de las más de 3.500 mansiones tradicionales de madera, muchas de ellas declaradas Monumento Nacional, donde la elite de Riga acudía a pasar sus vacaciones, y que dan a Júrmala un carácter particular y encantador.
Cena en el hotel.

DÍA 5: RIGA – SIGULDA – TURAIDA – GUTMANIS – PARNU – TALLIN
Desayuno en el hotel. Salida hacia Sigulda. Parque Nacional del Valle del Gauja. El valle del rio Gauja es uno de los más bellos parajes de Europa del Norte, con sus ríos y arroyos, suaves colinas, frondosos bosques y misteriosas grutas. La tribu fino-ugria de los Livones llegó al valle en el siglo XI, comenzando la construcción de numerosos castillos y fortificaciones de madera, como los de Satesele, Turaida y Kubesele. El valle ha sido declarado Parque Nacional por su belleza natural así como por su importancia histórica. Su principal centro turístico es la ciudad de Sigulda.
Visita panorámica de Sigulda. Esta encantadora y pequeña ciudad, situada en el centro del valle del Gauja, es el principal centro para los visitantes de la zona. Admiraremos el Castillo Nuevo de Sigulda, también llamado Mansión de Sigulda, edificado a finales del siglo XIX por los Kropotkin, así como las ruinas del Castillo Viejo de Sigulda, construido en 1207 por la Orden de los Hermanos Livonios. En la orilla opuestadel río Gauja se halla el pueblecito de Turaida.
Visita de Turaida. Al otro lado del Gauja, frente a Sigulda, se encuentra el pueblecito de Turaida. Su iglesia luterana de madera, del 1750, es una de las más antiguas iglesias de madera de Letonia. Visitaremos también el Cementerio Livón, donde se encuentra la tumba de Maija, la legendaria “Rosa de Turaida”, y el jardín de esculturas. Pero sin duda la atracción principal es el Castillo Medieval de Turaida. Construido en 1214, este majestuoso edificio de ladrillo rojo ocupa una colina dominando el pueblo. Ha sobrevivido numerosas guerras, incendios y destrucciones.
Visita de la Gruta de Gutmanis. Situada a orillas del rio Gauja, es la mayor y más profunda gruta de la región del Báltico, y es una atracción turística desde hace siglos. Es origen de numerosos cuentos y leyendas, la más célebre de las cuales es la de la “Rosa de Turaida”. Podremos apreciar algunas pinturas e inscripciones que decoran las paredes y techos de la gruta.
Almuerzo. Salida hacia Parnu. Breve visita panorámica de Parnu. Durante nuestra corta parada en la ciudad, pasearemos por Ruutli, principal calle peatonal de Parnu, con encantadores casitas de colores, de piedra y de madera, típicamente estonias. Podremos admirar las Puertas de Tallin, también conocidas como Puertas del Rey, y la Torre Roja, del siglo XV, el monumento más antiguo de Parnu, así como los exteriores de dos iglesias barrocas, la iglesia luterana de Santa Isabel, y la iglesia ortodoxa de Santa Catalina. Ésta última fue construida por orden de Catalina la Grande, emperatriz de Rusia.
Salida hacia Tallin. Cena y alojamiento en el hotel.

DÍA 6: TALLIN
Desayuno en el hotel. Visita panorámica de Tallin. Durante nuestro tour en autocar, nos dirigiremos al barrio costero de Pirita, y veremos el Memorial Russalka, situado frente al mar. Pasaremos también frente a las ruinas del Convento de Santa Brígida. Disfrutaremos de vistas del Parque de Kadriorg, donde podremos apreciar el sorprendente contraste entre el barroco Palacio de Kadriorg y el edificio del Museo Kumu de Arte Moderno. A continuación realizaremos un paseo guiado por el centro histórico y sus encantadoras calles medievales. La ciudad antigua de Tallin está dividida en dos partes principales: “Toompea” o Colina de la Catedral y “All Linn” o Ciudad Baja. Desde Toompea se ha gobernado siempre Estonia: Apreciaremos el Castillo de Toompea, donde se reúne el Parlamento Estonio y la Casa Stenbock, sede del Gobierno de Estonia. Aquí están también situadas la catedral ortodoxa Alexander Nevsky y la catedral luterana de Santa Maria. Desde el belvedere cercano, disfrutaremos de esplendidas panorámicas de Tallin. A continuación descenderemos a All Linn, la Ciudad Baja, donde las fachadas renacentistas y barrocas se alternan con arquitectura Hanseática de ladrillo, de fama mundial, también llamada estilo Gótico Báltico. Les calles y edificios más antiguos datan del siglo XIII. En la calle Muurivahe veremos varios bastiones y torres de la antigua Muralla Medieval, entre los que destaca la Torre del Polvorín, llamada también “Kiek in de Kok”. Pasaremos por el monasterio dominico de Santa Catalina y la iglesia-convento cisterciense de San Miguel. Los edificios más notables de la Ciudad Baja son la Casa de la Hermandad de las Cabezas Negras –gremio de los comerciantes jóvenes, solteros o extranjeros- la iglesia del Espíritu Santo, la iglesia de San Nicolás y la iglesia de San Olaf, cuyo campanario fue el edificio más alto del mundo entre 1549 y 1625. Finalizaremos nuestro paseo en la impresionante “Raekoja Plats” o Plaza del Ayuntamiento, donde admiraremos el edificio medieval del Ayuntamiento, construido en 1404 y el del Gran Gremio, de 1410, en cuyo salón gótico se reunían los comerciantes de la ciudad. En el lado opuesto de la plaza se sitúa la “Raeapteek” o Farmacia del Ayuntamiento, la más antigua farmacia en funcionamiento de Europa, abierta desde principios del siglo XV.
Visita de la catedral ortodoxa Alexander Nevsky. Este imponente templo, ricamente decorado, es la más importante iglesia ortodoxa de Tallin. Fue construido en la colina de Toompea en 1900, cuando Estonia formaba parte del Imperio Ruso. La catedral está dedicada al príncipe de Nóvgorod Alexander Nevsky, y fue erigida por los rusos en el mismo lugar donde previamente había una estatua dedicada a Martin Lutero. Dispone del más potente conjunto de campanas de Tallin, 11 campanas fundidas en San Petersburgo incluyendo una de 15 toneladas, la mayor de Tallin. Se puede escuchar el tañido de la totalidad del conjunto antes de las misas. El interior posee varios iconos, mosaicos decorativos y una gran cúpula central.
Visita de la catedral luterana de Santa María. La catedral es uno de los edificios más antiguos de Tallin. Fue construida poco tiempo después de la invasión danesa en el siglo XIII. La iglesia de madera original fue rápidamente sustituida por una catedral en piedra. Debió ser reconstruida en numerosas ocasiones, razón por la que su arquitectura representa una amplia variedad de estilos, entre los que destacan el gótico y el barroco. La catedral era el lugar de enterramiento de la nobleza local, su suelo está recubierto de sepulturas y en sus muros conserva los escudos de armas de las principales familias de la comunidad báltico-alemana. Posee un bello pulpito de madera labrada. La catedral es asimismo célebre por su órgano, instalado en 1914, de una gran sonoridad.
Almuerzo. Visita del Museo Etnográfico al aire libre “Rocca–al-Mare”. Este interesante museo es una magnífica recreación de un pueblecito típico estonio, realizada con edificios de madera auténticos, traídos aquí desde las diferentes regiones de Estonia. Está situado a unos 4 km al Oeste de Tallin, en un bello bosque junto al mar Báltico. El museo al aire libre expone 72 edificios, entre los que hay casas particulares, granjas, una capilla, una escuela los característicos molinos de agua y de viento típicos de Estonia. Permite al visitante descubrir la vida rural en Estonia durante los siglos XVIII y XIX.
Cena en el hotel.

DÍA 7: TALLIN
Desayuno en el hotel y día libre. Almuerzo. Cena y alojamiento en el hotel.
En opción: Excursión a Helsinki

DÍA 8: TALLIN - ESPAÑA
Desayuno en el hotel en función de la hora de salida del vuelo. A la hora convenida traslado al aeropuerto. Embarque y salida según plan de vuelos con destino España. Llegada. Fin del viaje y de nuestros servicios.

Nota importante: La descripción del itinerario es genérica y sujeta a variación sin que afecte al contenido del programa.

Hoteles previstos o similares:
Categoría 4*
Vilnius: Crowne Plaza
Riga: Islande
Tallin: Radisson Blu

Estamos confirmando tu reserva...
Por favor, no pulses ninguna tecla en tu navegador. Este proceso podría tardar unos segundos.